¡Cuidado con el abuso infantil!

La mano de una niña en la oscuridad

¡Cuidado con el abuso infantil!



Una amiga y directora de un colegio cercano, me habló en cierta ocasión muy angustiada para contarme que había platicado con una mamá de su colegio, quien le confesó que se sentía devastada, pues se acababa de enterar que su propio hermano había abusado sexualmente, a su hijita de 8 años por los últimos 24 meses. Mi amiga me preguntaba: ¿Sabes cómo podemos ayudar a ésta familia? ¿Dónde se denuncian los casos así? y ¿conoces a algún experto que nos diga cómo manejar la situación?


No podía dejar de pensar que en mi colegio pudiera estar algún niño o niña sufriendo algo así sin que nadie se diera cuenta. Tenía que aprovechar el haberme enterado de tan triste suceso, para aprender.


Empecé por informarme más sobre el tema y entender bien el concepto de abuso a menores.


Según el Centro Nacional de Abuso y Negligencia Infantil de los EUA, se define como: “Todo contacto e interacción entre un niño y un adulto propiciada por el agresor para estimularse sexualmente o también el cometido por una persona menor de 18 años cuándo esta es significativamente mayor que el niño (víctima) o cuando el agresor está en una posición de poder o control sobre otro.”


Continué por informarme sobre la situación de abuso sexual en México y fue ahí cuando descubrí estos datos que me dejaron helada:


“De acuerdo con la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) México es el primer lugar a nivel mundial en materia de abuso sexual, violencia física y homicidio de menores de 14 años”.


Alrededor de 4.5 millones de niños mexicanos son víctimas de este tipo de delitos y lo peor del caso es que solamente se da a conocer el 2% de los casos.


En el mayor de los casos de abuso sexual en menores, el agresor es alguien de la familia o cercano, pues el 85% conocía a la víctima.


Ahora sabía que era un problema muy grave en nuestro país, del cual, desgraciadamente, se habla poco y que lo más preocupante es que un 98% de los casos nunca se denuncia.


Tenemos que estar muy atentos a identificar signos y síntomas de un posible abuso y denunciarlos.



A continuación algunos de ellos, con la aclaración de que ningún síntoma individual indica necesariamente abuso infantil.


  • Caída repentina en su rendimiento escolar.
  • Cambio súbito de conducta: llora repentinamente, más aletargamiento, cansancio, depresión, enojo, irritabilidad, aislamiento, etc. que el habitual.
  • Desórdenes conductuales (antisocial, destructivo).
  • Desaliñado, descuidado en su arreglo personal.
  • Se queja de dolor o molestias de manera frecuente sin aparente motivo.
  • No quiere ir a algún lugar en especial o con alguna persona determinada.
  • Desórdenes alimenticios: come muy poco o mucho.


Recomendaciones para padres y maestros en relación con el tema:


1.  Reducir el riesgo: la mayoría de los abusos suceden cuando los niños se quedan a solas con un adulto. Es importante que aun cuando se le tenga mucha confianza al adulto, puedan ser supervisados por segundas personas.


2.  Hablar del tema con los menores. La mayoría de los abusos se dan más con engaños que con violencia y muchas veces a cambio de regalos o amenazas. Así que es muy importante dar a conocer a los menores, en un lenguaje sencillo y claro, que “nadie tiene derecho a tocarlos de manera inapropiada” y que si sucediera, tienen que decir con claridad que no al agresor e irse a un lugar seguro.


3.  Romper la barrera del silencio. Una de las razones por las cuales los menores no hablan es por vergüenza o sentimiento de culpa o bien porque muchas veces no saben a quién recurrir, pues es alguien cercano a la familia. Es por ello muy importante ayudarles a identificar a personas de confianza tanto en casa como en la escuela a quienes puedan recurrir, en caso de tener cualquier problema.


4.  ​​​​​​​Mantenerse alerta a cualquier síntoma o señal antes mencionados, así como a cualquier insinuación o comentario que haga pensar que el menor pudo haber sido víctima de abuso. Cuando el niño o la niña hable, no dudes de la credibilidad de lo que te dijo, es mejor que hagas todas las preguntas necesarias para identificar bien el problema.


5.  En caso de sospecha seria de abuso busca ayuda y denuncia. El primer paso es acudir con una persona de tu confianza o cualquier tipo de organización que pueda brindarte información. Hay agencias especializadas en delitos sexuales en toda la República Mexicana que, de manera gratuita, dan el apoyo necesario para comenzar el proceso de denuncia en el ministerio público. Guardar silencio es el peor error que se puede cometer; aun cuando el proceso no es fácil, no podemos dejar que esto siga sucediendo. La denuncia ayu- da a que las víctimas sean menos y que el perpetrador sea juzgado como merece.

Finalmente la dificil situación de ésta pequeña, nos dejó a todos un gran aprendizaje y muy clara la consigna de velar porque todos los niños y las niñas tengan una infancia feliz, pues de ello depende que se conviertan en adultos plenos y armónicos.


Theresia Pfennich

Directora de Colegio Copán

y CEO de Menara Community


Comparte este post si te gustó 


Categoría

Posts recientes

Ninguna persona se resiste a sentirse amada, y quienes desarrollan la labor educativa desde esta convicción saben que a los jóvenes hay que quererlos como son, deseando que sean mejores, pero sin esperar a que lo sean para quererlos.

Hablar de intimidad es hacer referencia a la construcción que hacen los adolescentes de un espacio propio, y que es inédito en otros momentos de la vida. Dicho espacio es el resultado de un trabajo psíquico importante y complejo.

La escuela y todos los actores de la educación no volverán a ser los mismos. Ojalá no olvidemos todo el aprendizaje y que de esta adversidad salgamos fortalecidos y enriquecidos. 

logo